Usted está en : Portada: Economía
Domingo 28 de diciembre de 2008
Frutilla Blanca de Purén: un negocio que cada día se ve más rentable para La Araucanía
Actualmente, en Manzanal no son más de 8 hectáreas que existen con el cultivo, con una producción estimada de 16 mil kilos.

Felipe Montero viveros

Junto con el término del año, la tierra comienza a entregar algunos de sus secretos mejor guardados. En la zona norte de La Araucanía, hay uno de ellos, conocido por algunos y por otros no tanto, pero sin duda que a partir del buen manejo que un grupo de productores le ha ido dando, su futuro se ve cada vez mejor.

Es la frutilla blanca de Purén, un pequeño fruto de piel muy delgada y pálida, la cual madura y tiende a tomar un color rosado muy tenue, conservando el color blanco en su interior, junto a un perfume fino, herbáceo, que la hace muy agradable y delicada en boca.

Su cultivo está disperso en la zona de Manzanal, en plena cordillera de Nahuelbuta, cerca del océano Pacífico. Los huertos se extienden en pequeñas laderas de no más de 200 metros cuadrados, entre bosques nativos, a alturas entre los 650 y los 750 metros sobre el nivel del mar.

cosecha

Es así como con auspiciosas proyecciones se desarrolla la temporada de cosecha de frutillas blancas, un fruto que se cultiva en forma exclusiva en este territorio del país y que forma parte del patrimonio de la cordillera de Nahuelbuta en la Región de La Araucanía.

El innovador emprendimiento, apoyado por Indap, es impulsado por diez agricultores del sector Manzanal en la comuna de Purén, se ha transformado en un rentable negocio y en una fuente de ingresos para estas familias campesinas.

"Estamos en plena cosecha y tenemos mucha demanda del producto. Los precios están muy buenos; en la zona el kilo de frutillas la estamos vendiendo a 5 mil y en otras regiones, incluso, nos han pagado hasta 7 mil pesos el kilo", señaló el productor, Aurelio Carvajal.

Para el agricultor, que forma parte de la Red de Productores de Frutilla Blanca - instancia que nace bajo el alero del Prodesal- el desafío está orientado en aumentar el volumen de producción para acceder a nuevos mercados, además de incorporar nuevas tecnologías para mejorar la calidad y el rendimiento del fruto.

producción

Durante la visita a los planteles productivos, el director regional de Indap, Andrés Montupil, dijo que esta experiencia da cuenta de cómo los instrumentos de fomento permiten el desarrollo sustentable del emprendimiento. "Por la vía del incentivo, la incorporación de nuevas tecnologías y la asesoría técnica, Indap está apostando a la consolidación de esta unidad de negocios que genera importantes ingresos para estos productores campesinos, segmento que se ha transformado en un actor relevante para el desarrollo económico y cultural del territorio".

La frutilla blanca, paulatinamente, ha ganado espacios en la gastronomía nacional. Expertos del rubro la han catalogado como un producto Delicatessen, que se caracteriza por su exquisito sabor, aroma, carnosidad y tamaño.

Su producción es limitada. En el territorio se cultivan alrededor de ocho hectáreas, con una producción de 16 mil kilos por temporada, destinada a abastecer el mercado local y parte de la Región del Bío Bío.

Debido a la alta demanda y aceptación del berry, Indap en alianza con otras instituciones de fomento, continuará apoyando este rubro para que en un futuro no muy lejano pueda salir al mundo con un sello de identidad regional a degustar los paladares más exigentes.

Un secreto que en esta época el año deleita a cada vez más paladares.